fbpx Saltar al contenido
OD3 Clínicas Odontológicas

Dolor de encías – Causas y tratamientos

Dolor de encías – Causas y tratamientos
Califica este post

El dolor de encías se trata de una patología sumamente común entre la población en general, presentándose de forma muy especial entre pacientes con edades comprendidas entre 30 y 50 años.

Su aparición puede darse como un dolor puntual asociado a una herida o traumatismo, más aquel dolor de encías que se perpetúa en el tiempo y se presenta de forma localizada es el más preocupante, pudiendo ser síntoma de una enfermedad periodontal.

Causas principales del dolor de encías

Al presentarse un dolor de encía, el motivo puede estar ampliamente asociado con una enfermedad periodontal, ya que los procesos infecciosos causados por las bacterias alojadas en nuestra boca, provocan inflamación e irritación de las encías y, por lo tanto, molestias en la misma.

Existen dos enfermedades periodontales capaces de provocar estos desagradables dolores en las encías, los cuales son:

Gingivitis

Que es provocada por la acumulación de placa bacteriana, ocasionando inflamación, enrojecimiento y sangrado en la zona gingival.

Como principal factor de esta enfermedad está la mala higiene bucal que se produce por el cepillado inadecuado, cepillarse de forma agresiva, no utilizar hilo dental, entre otras. Todo eso puede desencadenar esta enfermedad periodontal.

Periodontitis

Esta no es más que el estado avanzado de la antes mencionada gingivitis; en esta etapa la placa bacteriana no sólo ha afectado a los tejidos blandos, sino que también afecta el hueso maxilar, viéndose comprometido el sustento de la dentadura en su totalidad.

Este tipo de infección genera síntomas tales como: mal aliento, enrojecimiento de las encías, sangrado, encías hinchadas y adoloridas, movimiento de los dientes, entre otros.

En ambos casos, tanto la gingivitis como la periodontitis, el dolor de encías aunque sea localizado, no suele presentarse tan permanentemente; surgiendo durante el cepillado o cuando estamos ingiriendo algún alimento.

Estas enfermedades periodontales sólo tienen una solución: o prevenirlas o tratarlas para buscar mejorar su estadio avanzado; en este caso se recomienda una limpieza profesional, la cual ayudará a eliminar la placa bacteriana y contribuirá a la desinflamación de las encías, hasta que, finalmente, remite el dolor gingival.

Dolor de encias y dientes

No solamente las enfermedades periodontales tienen que ver con el dolor de las encías, también existen otras razones por las cuales éstas también duelen.

La existencia de dientes mal posicionados, puesto que es más común la aparición del sarro entre los mismos y, por ende, la posible aparición de gingivitis sino se tiene una correcta e idónea salud bucal

Después de hacernos una profilaxis dental:

Si has acudido a una limpieza dental profesional, y el higienista ha rascado la zona para eliminar la placa bacteriana, entonces es muy frecuente que las encías duelan y se encuentren inflamadas.

Luego de un tratamiento de blanqueamiento dental:

Resulta muy importante saber que los productos utilizados en el blanqueamiento dental pueden provocar sensibilidad dental.

Al ocurrir esto, el paciente presenta un dolor localizado e intensificado al momento de entrar en contacto con los alimentos o bebidas, bien sean frías o calientes. Sin embargo, las molestias deberían desaparecer al separar tanto los dientes, como las encías del estímulo externo.

Después de colocarse un implante:

someterse a una intervención para la colocación de un implante, se trata de una operación invasiva. Es muy probable que los días siguientes a la intervención sientas molestia alguna en la zona de la encía cercana al nuevo implante dental.

Luego de la extracción de un diente:

Si te han sacado algún diente es muy común que te duelan las encías alrededor del diente extraído, puesto que la exodoncia causa una ligera inflamación en las mismas y hasta que ésta remita puede padecerse de algunos dolores, bien leves o moderados.

Tras un tratamiento de endodoncia:

Como en los casos anteriores, al intervenir quirúrgicamente un diente (que en este caso ha sufrido una endodoncia) las encías que lo rodean quedan afectadas por la manipulación que efectúa el profesional y, por lo tanto, pueden sufrir dolor o hinchazón de la zona gingival cercana.

Encías retraídas:

Esta enfermedad se caracteriza por el retroceso de las encías hasta dejar la raíz del diente al descubierto, produciendo un dolor que va asociado tanto a la exposición del nervio a estímulos externos como a la encía retraída que enrojecerá y se inflamará.

Uso de prótesis dental :

Ante la inexistencia de correctos hábitos higiénicos, es frecuente la acumulación de restos de comida entre la prótesis, por lo cual puede producirse una inflamación provocada -principalmente- por el sarro.

Bruxismo:

Las personas con el mal hábito del bruxismo también pueden padecer de dolores en las encías, ello producido por la fricción que ocurre en el rechinar de los dientes.

Dolor de encías por el uso de Brackets

Uso de aparatos de ortodoncia, tales como los brackets, que vuelven dificil la limpieza dental y pueden llegar a favorecer la aparición de gingivitis por la acumulación de sarro.

 

Dolor de encías en bebes – La dentición en bebés:

Ésta es una de las causas más comunes en cuanto al dolor de encías, especialmente en bebés. Entre los 6 u 8 meses de edad los bebés empezarán a sentir dolor, inflamación y sensibilidad en sus encías. ¿La causa? Aparición de los primeros dientes.

 

Dolor de encías en el embarazo – Cambios hormonales:

Aunque existe la gingivitis gestacional, y es sumamente conocida, el dolor de encías no sólo va asociado al embarazo, sino también a los cambios hormonales que sufrimos: después del parto, antes de la menstruación y en el desarrollo hormonal de los adolescentes.

Otras causas del dolor de encías y muelas

Diabetes:

Aunque parezca poco probable, algunos estudios revelan que existe una relación directa entre esta patología y algunas enfermedades periodontales. Esto, porque las personas que pesentan un diagnóstico de Diabetes Mellitus tipo 2, sufren alteraciones en los vasos sanguíneos, lo cual puede impedir la adecuada circulación de sangre por las encías, produciendo, por lo tanto, inflamación y dolor.

Anemia:

Puede parecer poco probable, pero sucede; la poca presencia o la falta de vitaminas en personas con anemia puede desencadenar en la aparición de problemas bucodentales.

Uso de medicamentos

La ingesta de determinados medicamentos también puede provocar la inflamación y dolor en las encías.

Fumar tabaco también es un causante de enfermedades periodontales, puesto que el hábito del mismo aumenta la aparición de placa bacteriana.

Algunas enfermedades graves pueden ser detonantes del dolor de encías (en especial la periodontitis), por ello resulta sumamente importante determinar cual es la causa para así poder aplicar el tratamiento adecuado.

Como quitar el dolor de encias?

El dolor de encías es tratable, existen algunos remedios que pueden ayudarnos a aliviar este padecimiento.

Al conocer cuál es la fuente del problema, entonces podemos proceder a tomar correctivos para aliviar y tratar el mismo.

Si se llegase a tratar de un dolor puntual, no asociado a alguna enfermedad de las encías, entonces es habitual que el dolor remita utilizando un enjuague bucal antibacteriano especialmente indicado para el tratamiento de las encías.

Te recomendamos consultar con tu odontólogo cuál es el enjuague bucal ideal.

También es muy recomendable limitar el consumo de todo tipo de alimentos y bebidas ricos en azúcares, o que contengan demasiada glucosa, así como sustituirlos por alimentos más sanos, que ayude a fortalecer y recuperar el aspecto de nuestras encías.

¿Persiste el dolor? Entonces la recomendación es asistir al dentista especialista en el tratamiento de encías, es el llamado periodoncista,   para que este verifique si el causante del dolor se trata de una enfermedad periodontal y tratarla.

La clave: prevención

Te dejamos las siguientes recomendaciones para que, en un futuro, no sigas padeciendo de estos desagradables dolores en las encías.

Cuida de tu higiene y limpieza bucal, sé estricto con ella; después de cada comida acude al lavabo y utiliza un cepillo de cerdas suaves para no dañar tus encías.

Utiliza hilo dental para eliminar el rastro de comida entre los dientes, así como aquellos que el cepillo no puede remover en su totalidad.

Evita tanto el tabaco como el alcohol, son sustancias que colaboran en la acumulación de placa bacteriana por lo cual es recomendable reducir su consumo lo más que puedas.

Acude a tu higienista para realizar limpiezas profesionales mínimo dos veces al año; esto contribuirá a que la gingivitis se mantenga a raya y no resurja el dolor.

Loading...
WhatsApp chat